plan empleo joven
turismo de extrellas
MUJER EXTREMADURA
  • 24 sep 2017

‘El cerco de Numancia’ pone un magnífico broche de oro "con sello extremeño" a los espectáculos del Festival de Mérida

Esta coproducción del certamen emeritense y la compañía extremeña Verbo Producciones, está dirigida por Paco Carrillo, con versión del escritor Florián Recio y escenografía de Damián Galán. A ellos se une un reparto de hombres y mujeres, grandes profesionales de la escena, que demuestran la buena salud que tiene el teatro creado en la región.

21 agosto 2015

MONOLITOS QUE REPRESENTAN EL PODER

Por otro lado, Damián Galán, responsable de la escenografía, resaltó que “los tiempos que estamos viviendo son lo suficientemente difíciles y complicados, como para pensar que ha llegado el momento de salir y de huir un poco de lo políticamente correcto y de empezar a decir basta como dice la gente de Numancia”.

“Entonces, a poco que digas algo, ya suena un poco a catástrofe o a hecatombe que es realmente lo que estamos viviendo”, manifestó.

Así pues, en relación a la escenografía de la obra, según sus palabras, “ésta está planteando un conflicto eterno, que lo planteó ya Cervantes y Florián lo ha planteado de una manera más clara y en un lenguaje contemporáneo”.

En definitiva, se trata de “la relación opresor-oprimido, dominante-dominado y en alguna forma el espacio plantea un círculo (un cerco) y luego esa representación del poder que son los monolitos que es un icono histórico, es la representación icónica más clara que tenemos”, concluyó.

Cualquiera de los 2.100 espectadores que asistió en la noche de este miércoles al estreno de ‘El cerco de Numancia’, salió del Teatro Romano de Mérida con la sensación de haber presenciado en directo una auténtica película de romanos, con la emoción a flor de piel tras haber contemplado cómo acaba trágicamente la población de la ciudad numantina, que a pesar de estar desahuciada, sin ningún tipo de alimento durante más de un año, nunca se doblegó ante el poder de Roma.

Así pues, hambre, sangre y fuego, son las palabras que más se repiten durante esta tragedia dirigida por Paco Carrillo, con versión del escritor Florián Recio y escenografía de Damián Galán que, sobre la escena del Festival Internacional de Teatro Clásico emeritense recrea dos campos de guerra, el romano y el numantino, en los que sobresalen dos monolitos de grandes dimensiones, donde van apareciendo las caras de personalidades que hoy en día tienen el poder haciendo, de este modo, un guiño a la más rabiosa actualidad.

Un total de nueve actores ponen en pie este montaje, apoyados por la música en directo de tres componentes de LaOctava, el centro de música creativa de Mérida, y la participación en un momento de la obra de 32 integrantes de la asociación Emérita Antiqua que interpretan al ejército romano. Todos ellos aparecen en la obra saliendo por las gradas del Teatro Romano, donde atentamente escuchan las indicaciones del general Escipión, interpretado por Fernando Ramos.

Sin duda, éste es uno de los momentos más espectaculares de la obra, puesto que da la sensación de que el público está inmerso en una película de ‘romanos’, protagonizando de alguna forma esta famosa tragedia de Miguel de Cervantes, escrita en 1585 e inspirada en la derrota de Numancia de las Guerras Celtíberas por el ejército romano en el siglo II a. C.

En concreto, se trata de una coproducción del Festival de Mérida y la compañía extremeña Verbo Producciones, que vuelve al certamen tras el éxito cosechado en 2013 con la comedia Los Gemelos de Plauto, y que se podrá contemplar hasta el próximo domingo, 23 de agosto, ofreciendo al espectador una "lectura actualizada" para plantear la situación que viven los pueblos "débiles y oprimidos": ayer Numancia, hoy ciudadanos de a pie que sufren desahucios, el desempleo o el abuso de poder.

Además, el escritor extremeño Florián Recio firma esta versión que, sin duda, demuestra la buena salud que tiene el teatro creado en Extremadura y viene a poner un magnífico broche de oro “con sello extremeño” a los espectáculos de esta 61ª edición del certamen emeritense, que finalizará el próximo jueves, 27 de agosto, con la entrega de los Premios Ceres.

Cabe destacar que además de Fernando Ramos en el papel del general Escipión, llegan a emocionar al público con sus interpretaciones David Gutiérrez quien da vida a León, uno de los guerreros romanos; el numantino Marandro que encarna Manuel Menárguez, Lira (mujer de Marandro) a la que da vida Ana García; el numantino Teógenes interpretado por Pedro Montero y su mujer interpretada por Paca Velardiez.

Jesús Manchón en el papel del capitán Máximo del ejército romano, Juan Carlos Tirado en el de un soldado veterano y José Francisco Ramos en el de uno joven, completan el reparto de este drama.

No hay que olvidar que ésta es la tercera ocasión que el Teatro Romano de Mérida acoge la representación de la tragedia de Cervantes. La primera fue en 1961 dirigida por José Tamayo y la segunda en 1998, dirigida por Manuel Canseco.

IMPRESIONES TRAS EL ESTRENO

Tras el estreno, el director de la obra, Paco Carrillo, reconoció que había estado “con los nervios puestos en el cielo”. “Yo he visto la obra bien, pero es el público el que tiene que decir cómo ha estado, que lo digamos nosotros no tiene mucho sentido. A mí me ha gustado. Ha salido el primer coro, ha salido bien, y yo ya he dejado que la obra corra tranquilamente como sabían hacer ellos, que lo tenían muy bien ensayado y lo han hecho como lo tenían ensayado”, argumentó ante los medios.

El responsable admitió que cuando concibieron la obra el objetivo “era plantear esas emociones desde el principio”. En este sentido, manifestó que durante el espectáculo “hay dos puntos” que son “completamente diferentes” en cuanto a su planteamiento: y es el mundo romano y el mundo numantino.

Según sus palabras, éste último por la situación “es más melodramático, llega más el llanto y la tragedia”, pero en el romano sobre todo en los dos soldados, “estamos viendo también cómo dentro de ese mundo, también existe ese desgarro por la incongruencia del poder”.

“Y luego está Escipión como gran representante del poder que emociona desde el primer momento cuando está dando la arenga a los soldados”, subrayó Carrillo, quien consideró que la emoción “se ha sentido, yo, por lo menos, después de haber visto la obra muchas veces”.

A este respecto, dijo que “venimos de un trabajo de escenografía y de luces que ha costado ‘Dios y ayuda’ porque era complicado y los tiempos del Teatro y del Festival son los que son, pero se ha conseguido”.

Finalmente, Carrillo dio la enhorabuena a los miembros de Emérita Antiqua “porque han hecho una labor muy difícil en el escenario, siguiendo la obra y manteniéndola a base de unos suaves toques es bastante difícil y lo han hecho como corresponde”, sentenció.

En cuanto al reparto, Paca Velardiez reconoció tras el estreno que “lógicamente nosotros no somos conscientes de lo que está pasando o no”. Lo que sí manifestó es que “venimos de hacer un trabajo muy duro y arduo, y estamos contentos con el resultado”. Eso sí, la actriz extremeña subrayó que “está claro que son los nervios del primer día e imagino que habrá habido fallitos y habrán pasado cosas que intentaremos superar mañana, pero creo que el trabajo en sí es el que se ha visto”.

“Ya si gusta o no al público, es lo que dice Paco, tendréis que opinar vosotros. Pero estamos contentos con lo que hemos hecho”, concluyó.

Por su parte, Ana García, tras interpretar a Lira, agradeció “a todo el público que ha venido, que es lo que ha hecho especial esta noche”; agradecimientos que extendió a sus compañeros “por todo el trabajo que hemos realizado juntos hasta llegar aquí”, a Paco Carrillo y a Verbo Producciones.

“Hemos puesto toda la carne en el asador, nos hemos comprometido mucho con este texto, con lo que queríamos decir, con lo que queríamos contar. Independientemente de lo que haya pasado o no, eso ha estado: nuestro compromiso, nuestra alma, nuestra carne y nuestra sangre, y aquí están para el que quiera venir a vernos”, sentenció.

En esta línea, Fernando Ramos, en el papel de general Escipión, resaltó que junto a sus compañeros han formado un gran grupo. “Así hemos estado en todos los ensayos, y eso es lo importante. Hemos sabido hacer un grupo y creo que el trabajo del coro también lo demuestra porque, en definitiva, hemos estado muy juntitos en todo el tiempo. Han sido dos meses rozándonos y han sido dos meses fabulosos”, subrayó.

José Francisco Ramos, en su estreno en el Festival de Mérida, dio las gracias a sus compañeros “porque me he sentido súper a gusto con ellos y eso me ha ayudado desde el principio”. “Creo que el trabajo ha sido muy bonito y esperemos que esto siga para arriba y para delante”, concluyó.

El que también se estrenaba en el certamen emeritense era Manuel Menárguez, quien da vida a Malandro y sorprendió al público con su dramático papel. Ante los medios recalcó que actuar en el Teatro Romano de Mérida “es la experiencia más bonita profesional que he tenido en mi vida”.

“Ha sido un gustazo enorme el haber estado esa hora y pico en el escenario, tras un trabajo súper duro, pero con un placer absoluto de entregarte y darlo todo; y encima la respuesta que ha tenido el público que ha estado desde un principio con nosotros. Yo infinitamente feliz”, concluyó.

Pedro Montero, Teógenes en la obra, dio las gracias al público “por haber venido a vernos en el estreno que esperemos que en los demás días siga llenándose el Teatro y vengan a ver la función”. También agradeció a Verbo Producciones “el haber contado conmigo un año más”, a Paco Carrillo “por darme este papel que me entusiasma” y a sus compañeros, “que son todos unos ‘bichas’ -para bien, no para mal- muy buenos actores. Viva el teatro extremeño y que siga”, exclamó.

"¡ECHADNOS UNA MANO!"

Finalmente, el actor extremeño Juan Carlos Tirado aprovechó el momento para pedir a los medios de comunicación que apoyen esta obra. “Estoy viendo a muchos compañeros de profesión, que somos los que realmente trajinamos el día por día Extremadura, con nuestras dificultades y nuestros retos, pero con nuestro entusiasmo; y yo le pediría a la prensa que nos ayudara un poquito”, recalcó.

“Nosotros ya hemos hecho nuestro trabajo sobre el escenario y nos gustaría que realmente hablarais, y si este espectáculo merece difundirse -aunque no tengamos cabeceras de cartel-, que lo difundáis y hagáis el esfuerzo porque el panorama extremeño creo que lo merece”, argumentó.

Tirado reconoció que “no quiere más etiquetas”, pero también considera que “de vez en cuando sí hay que llamar la atención de que necesitamos, para ver si al año que viene en vez de dos, haya cuatro, cinco o seis producciones, de Lugo, de Almendralejo, de Madrid…, de donde sea”, concluyó.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.mujerextremadura.es se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.mujerextremadura.es

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.