miextremadura
turismo de extrellas
MUJER EXTREMADURA
  • 19 abr 2019

Cuando Nuevas Tecnologías se convierten en canal de acoso, maltrato y violencia de género

Las NNTT también pueden convertirse en las cárceles y medios de presión que los acosadores y maltratadores pueden utilizar.

Carmen Apolo

14 enero 2019

Las Nuevas Tecnologías son armas que nos comunican y nos mantienen en contacto con el resto del mundo, pero también pueden convertirse en las cárceles y medios de presión que los acosadores y maltratadores pueden utilizar.

A través del ciberacoso, las nuevas tecnologías son una nueva herramienta para ejercer violencia hacia las mujeres y niñas, siendo así en un nuevo escenario silencioso donde el agresor intenta ejercer su violencia.

Los ataques más comunes dentro de esta violencia son los insultos y vejaciones en las redes sociales, pero a través de los Smartphones y otras plataformas de comunicación se fiscaliza, controla y domina la vida de la víctima.

Según los expertos, existen tres tipos de violencia en esta plataforma:
La Violencia de Control, donde viola la intimidad de la persona leyendo sus mensajes de WhatsApp, u obligándole a cederle su móvil para leerlo; el ciberacoso sexual; y el ciberacoso sexista

Además de los insultos y mensajes abusivos, los agresores utilizan herramientas como el WhatsApp para ejercer el miedo y control a la víctima, fiscalizando los horarios de conexión, manipulando conversaciones, creando perfiles falsos, o robando u obligando a ceder tanto los dispositivos móviles como las contraseñas en redes sociales.

La obsesión del agresor por la víctima hace que ésta vea impedida su libertad de uso de sus redes sociales e incluso de su Smartphone, como acosadores que boicotean el teléfono móvil de su víctima a base de llamadas continuas que impiden usar esa línea de teléfono.

Además de este tipo de comportamientos, los Smartphones son un arma de doble filo, pueden convertirse en una herramienta de espionaje, seguimiento y control de la víctima.

Si el agresor ha tenido acceso al teléfono móvil en el pasado o ha enviado algún documento extraño a través del mismo ha podido incluir un software Spyware (programas espías) para tener pleno control del Smartphone.

En definitiva, se trata de una tecnología que puede ser utilizada y controlada por parte de personas con un perfil obsesivo compulsivo, y por maltratadores para intentar controlar y dañar a la víctima.

Existen una serie de recomendaciones si sospechas que estas sufriendo algún tipo de acoso a través de las nuevas tecnologías.

Prioritario cambiar las contraseñas de todas las redes sociales, emails, smartphone y demás plataformas, restaurar los valores de fábrica de los aparatos tecnológicos, incluso con ayuda profesionalizada. Bloquear al agresor tanto en redes sociales como WhatsApp y demás aplicaciones similares, así como restringir sus llamadas y mensajes en el teléfono móvil.

Existen distintas formas de violencias y distintos escalones, se le conoce como la escalera de la violencia de género:
1. Control
2. Aislamiento de familiares y amigos
3. Chantaje
4. Agresiones sexuales bajo falso consentimiento
5. Humillaciones e Insultos
6. Intimidación
7. Agresiones físicas iniciales
8. Amenazas
9. Agresión sexual con fuerza
10. Violencia física severa.

Por ello, ante cualquier síntoma se debe pedir ayuda, llamando al teléfono 016 (que no queda registro de llamada en la factura, sólo hay que borrarlo del teléfono móvil), porque “Cuando alguien te quiere, no te hace subir NINGUNO de estos escalones”.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.mujerextremadura.es se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.mujerextremadura.es

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.