plan empleo joven
turismo de extrellas
MUJER EXTREMADURA
  • 24 oct 2017

El pequeño negocio, motor de la economía mundial

Más allá de los grandes capitales, son las pequeñas empresas las que encabezan la creación de empleo y sostienen el sistema económico a nivel global.

03 mayo 2017

Cada vez que vemos en las noticias los resultados económicos de las grandes multinacionales, las cifras son tan elevadas que se escapan de nuestra comprensión. Quizás por eso a menudo se piensa que son las empresas de gran tamaño las que mueven el mundo, gracias a los cientos o miles de personas que emplean para desarrollar su negocio. Sin embargo, esta no es más que una ilusión, ya que miremos al país que miremos, la prosperidad que tiene, sea mayor o menor, se debe a un tipo de negocio que difiere bastante de quienes copan las portadas de la prensa. Son las pequeñas empresas y los emprendedores quienes con su esfuerzo sostienen la economía mundial, aquellos que buscan como saber si una marca esta registrada para ver si tienen alguna posibilidad de avanzar un poco más. Quienes casi no se diferencian de sus empleados, porque en realidad son clase trabajadora como ellos.

Empresas familiares, tiendas de barrio y autónomos

Básicamente, estos tres grupos son los que se pueden calificar como pequeño negocio. Suelen ser unipersonales, es decir, que solo quien encabeza la empresa es quien trabaja en ella. No por falta de ganas de contratar a alguien, sino porque el volumen de ingresos, así como los gastos que se tienen que afrontar, hacen poco viable tener personal.

Es más, en cuanto pueden, estas empresas son las primeras que crean puestos de trabajo. Sean pymes para mujeres, pequeñas tiendas o negocios familiares, son los primeros que tratan de reducir sus gastos y estudiar la manera de incorporar un nuevo miembro, normalmente de la zona en la que se encuentra.

Más de la mitad de los nuevos empleos

Según algunos estudios, en los países desarrollados las pequeñas empresas son las responsables de crear más de la mitad de empleos disponibles. Por ejemplo, en los Estados Unidos las grandes compañías han destruido aproximadamente 4 millones de puestos desde los años noventa, mientras que los pequeños negocios han creado el doble. 8 millones de personas que, de otro modo, no tendrían trabajo en estos momentos. El año pasado, en España 7 de cada 10 puestos de trabajo nuevos eran procedentes de pequeñas empresas.

Se necesitan más estímulos

Es más que evidente que el pequeño negocio es el motor de la economía. El auténtico, el que hace que millones de personas se levanten por la mañana para ganarse la vida. Por ello, se hace cada vez más necesario potenciar e incrementar las ayudas para que la economía real, la del día a día, sea más dinámica y no haya tantos inconvenientes para salir a flote.

Las pequeñas empresas están deseando incorporar nuevos empleados, pagar más seguros de gastos médicos y contribuir a que su entorno prospere. Sin embargo, en el marco actual esto resulta imposible, ya que los gastos y la falta de incentivos impide que sea viable para la mayoría. Debería haber más ayudas, no solo en el aspecto económico, sino también en otros como la agilización de permisos, facilidades para la apertura y mantenimiento de los negocios y otros.

Si estás al frente de una pequeña tienda de barrio, una oficina de agentes de seguros independientes o eres un autónomo que ofrece sus servicios a particulares u otras empresas, piensa que tu papel es fundamental en la economía global. Aunque no salgas en las noticias.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.mujerextremadura.es se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.mujerextremadura.es

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.